HIPERACUSIA


 11 de octubre de 2014
La hiperacusia es tener sensibilidad, molestia a los ruidos ambientales o de la vida diaria (cotidianos), cualquier sonido nos parece más alto de lo que realmente es. Los sonidos de chocar los platos, frenazo de un coche, los chillidos de los niños...nos producen malestar.
Esta molestia y trastorno auditivo que se acompaña  frecuentemente  de acúfenos se denominada hiperacusia o sensibilidad auditiva; te comento que tiene tratamiento, pero los progresos y avances suelen ser lentos, se puede tardar años en mejorar en esta condición cuyo manejo es difícil, pues el proceso se acompaña de recaídas en el progreso de mejora y cura de la hiperacusia (sensibilidad auditiva).

La Hiperacusia es tratada mediante un control continuo de la exposición a los sonidos y ruidos, que se realizará con secuencias sonoras diversas, comenzando por un  sonido natural y continuar con ruido marrón atenuado, ruido marrón, ruido rosa atenuado, ruido rosa. Ruidos de banda ancha que iremos incrementando de forma progresiva tanto en el tiempo de exposición, como de intensidad del sonido en la medida que vamos consiguiendo una mejoría.

   Es necesario también la exposición progresiva a aquellos sonidos que nos resultan molestos, que nosotros debemos de identificar, para realizar una exposición controlada a los mismos. Te aconsejo hagas una lista de los sonidos que te molestan especialmente.

   En algunas ocasiones es necesario recibir un tratamiento psicológico para tratar el componente psicoemocional de la persona con hiperacusia, con miedos, angustia y temor a la exposición al ruido.
   
Pruebas de diagnóstico evaluación grado hiperacusia 

Para conocer si se tiene hiperacusia es necesario realizar unas sencillas pruebas diagnóstica: UCL (Uncomfortable Level) . también se conoce estas pruebas como LDL (Loudness Discomfort Level) o ULL (Uncomfortable Loudness Level) van a medir el umbral de sensibilidad al sonido. Es un valor en dB que indica la intensidad a partir de la cual los sonidos nos resultan molestos. Los test que te comento consiste en escuchar unos tonos puros en diferentes frecuencias (habitualmente entre 250 Hz y 4000 Hz) se comienza con un volumen muy bajo (10 dB) e incrementándolo gradualmente hasta indicar el momento en el que nos resultan molestos (presionaras un pequeño pulsador cuando sientas intolerancia al ruido, el sonido cesará automáticamente) Esta prueba constituye la mejor prueba diagnóstica de la hiperacusia y es condición necesaria que debe ser realizada por un audiólogo experto que conozca la técnica y método de esta prueba.
El test nos va a indicar cuatro niveles de severidad de hiperacusia en función del umbral de disconfort de sensibilidad al sonido. Estos niveles son: leve, moderada, severa, y muy severa. Cuanto más bajo es el nivel más grave es la hiperacusia. Los valores normales en una persona sin problemas auditivos se sitúan entre 90-100 dB. Una hiperacusia muy severa puede llegar en casos extremos a los 40-30 dB.

He desarrollado on-line un TEST HIPERACUSIA https://goo.gl/JK6KKL , siguiendo los trabajos de Herraiz Puchol en este campo, como prueba complementaria al diagnóstico de la hiperacusia.


Terapia sonora para la hiperacusia

El sonido más recomendado para realizar la terapia sonora es el ruido rosa, ruido marrón ( ruido rojo) si nuestra hiperacusia es severa. Hay otro tipo de sonidos recomendables para la terapia sonora como es el  sonido de la naturaleza (olas de mar, lluvia, ríos, cascadas,...) o música de tipo ambiental, clásica. 
La ventaja de estos sonidos respecto al ruido rosa/ruido marrón es que son más agradables y más fáciles de escuchar, aunque son sonidos de banda más estrecha y la hiperacusia se tratara con ruido de banda ancha, es decir, que abarque el espectro frecuencial completo de la audición, pero como tratamiento inicial los sonidos de la naturaleza, así como la música pueden utilizarse en hiperacusia severa, donde la tolerancia al sonido es menor.
En el tratamiento de la hiperacusia debemos exponernos a ruidos de banda ancha, pero debe de ser un sonido muy bien estructurado, donde se pretende incidir en la parte de la audición con determinada y alta sensibilidad. Hasta la actualidad se ha utilizado ruido rosa, sin más, pero es más efectivo si se construye de acuerdo al perfil auditivo. Esta es la razón que me ha llevado a diseñar ruido rosa con características especiales para adaptarse a los perfiles auditivos más comunes.

El progreso y mejora en la condición de la hiperacusia, es lento y por tanto las recaídas (pérdida de la mejora conseguida en cuanto a nivel de tolerancia) son frecuentes. Por ello, quien tiene hiperacusia debe centrar sus esfuerzos no solo en mejorar su tolerancia a los sonidos, sino también en que no empeore. El objetivo debe ser tratar de llegar al final del día con nuestros oídos lo más parecido posible a cómo se encontraban al empezar el día. Una de las medidas fundamentales para evitar que la hiperacusia empeore es el uso de protección auditiva (tapones o cascos) para aquellas situaciones en las que estamos rodeados de sonidos muy altos o por encima de nuestro nivel de tolerancia. Sin embargo, hay que usar la protección auditiva correctamente, ya que su abuso a medio/largo plazo agrava la hiperacusia.

En cuanto a la proteccion auditiva a utilizar, valen unos simples tapones de goma espuma estruida blanda, tipo estándar, son en mi opinión los que mejor protección otorgan.

Utilizar ruido rosa de alta calidad y en formato wav . También se puede emplear  mp3, pero hay que hacerlo preferiblemente con la máxima calidad (320 Kbps), y en cualquier caso, no inferior a 256 Kbps. Esto es debido a que una compresión pobre eliminará muchas frecuencias y modificará la señal de forma que la estimulación auditiva será menos eficaz. 


En la mejor página de información sobre  la hiperacusia https://hyperacusisfocus.org/    se realiza un análisis muy interesante sobre el formato del ruido rosa, se admite 128 kbps como buena calidad, ya que con el ruido rosa, no importa si el ruido comprimido es diferente del original siempre que el espectro de frecuencias siga siendo rosa.

El sonido que escuchamos nunca nos debe producir dolor o provocar que los oídos se vuelvan mucho más sensibles al sonido. Sí es posible notar algunas molestias que hay que ignorar, pues forman parte del proceso de reentrenamiento auditivo. Si tenemos acúfenos este tipo de molestias es más frecuente, pero debemos prestar atención al hecho de que en la medida que nuestros oídos descansan el acúfeno vuelve a su normalidad.


Se puede empezar con 20 minutos y aumentar el tiempo progresivamente hasta alcanzar 2 horas seguidas de entrenamiento diario. El tiempo se puede aumentar generalmente en pasos de 5/10 minutos. El volumen debe ser el más alto que sea confortable y que nos permita acabar los 20 minutos iniciales con comodidad. Si aparece dolor o empezamos a notar que los oídos se están volviendo más sensibles bajamos el volumen o dejamos de realizar  la sesión, es lo más aconsejable. En caso de que esto ocurra, al día siguiente debemos seguir con el mismo tiempo hasta que se pueda soportar bien. Una vez que se alcanzan las 2 horas, se sube el volumen un punto y se vuelve a empezar con 20 minutos.

Es recomendable realizar y practicar si es posible todos los días lo que he denominado terapia SOL (silencio Otin Lucas), que consiste en pasear o estar en un lugar tranquilo preferiblemente del entorno natural y regalar a nuestros odios "silencio auditivo", Consulta el articulo terapia de silencio SOL . Esta terpia de descanso auditivo es muy recomendable para el síntoma previo  a la hiperacusia, que es la fatiga auditiva y la sensibilidad auditiva.

La terapia sonora debe escucharse con altavoces o auriculares de alta fidelidad para que reproduzcan bien todo el espectro frecuencial del sonido , evitaremos molestias en los oídos. No es necesario disponer de equipos caros pero sí es importante que tengan un mínimo de calidad de sonido, en general debería servir cualquier equipo cuyo sonido no irrite nuestros oídos y nos sintamos cómodos. En el caso de los altavoces, es recomendable colocarnos entre los dos altavoces como si fueran unos auriculares, aproximadamente a 1,5 metros de distancia de los oídos (método campo abierto).En el caso de auriculares, es importante que no aíslen del ruido y permitan escuchar el sonido ambiente además del sonido de los auriculares, recomendamos  supraaurales abiertos *  (los altavoces cubren la mayor parte del pabellón auditivo, siendo este diseño el estándar en sonido Hi-Fi domésticos, pero también en los sistemas de mezcla profesional. Son portátiles por ser más ligeros y menos voluminosos que los circumaurales ) . También es preferible que tengan una respuesta en frecuencias lo más plana posible, es decir, que no tengan los graves o los agudos excesivamente acentuados.  No recomiendo auriculares tipo intrauriculares. 

Es recomendable escuchar el ruido rosa con ecualización plana y con el refuerzo de graves al mínimo. Sin embargo, si notamos que determinadas frecuencias nos resultan especialmente molestas podemos probar a ajustar la ecualización.



*En estos auriculares (supraaurales abiertos) las copas son abiertas. Normalmente van protegidas con una rejilla que deja entrar y salir el sonido. La mayoría de auriculares tope de gama, flagships, son de este tipo. Lo que no significa que todos los modelos abiertos sean por definición mejores que los cerrados.
Pros: 
  • El timbre acostumbra a ser más natural, ya que al ser abierto se evitan la reverberaciones.
  • La escena es más amplia, más “aireada” y con un posicionamiento más claro de los instrumentos. Tienen mejor espacialidad, los instrumentos suenan más separados, con una imagen más real del escenario.
  • En general son más frescos, ligeros y cómodos.
Contras:
  • No aíslan, por lo que si tienes gente cerca ellos escuchan tu música y tú sus ruidos. (https://headphoniaks.com/tipos-de-auriculares/ )

Debemos escuchar el sonido en ambos oídos, aunque la hiperacusia sea unilateral. Los dos oídos deben escuchar lo mismo, al mismo volumen. Por lo tanto, si tenemos una diferencia de pérdida auditiva significativa entre ambos oídos debemos ajustar el balance estéreo del reproductor para equilibrar el volumen. En cualquier caso el volumen de la terapia nunca podrá superar el limite fisiológico de no daño auditivo establecido en 85 db. 


El tratamiento más desarrollado para la hiperacusia consiste en escuchar diariamente rudio rosa, rudio marrón, rosa atenuado, sonidos naturales graduando la intensidad y el volumen de escucha en un entrenamiento diario y disciplinado en el tiempo. Esto hace que el sistema eferente del nervio auditivo sea reentrenado nuevamente, en un proceso que se denomina desensibilización auditiva o sonora. No obstante, los primeros cambios de aumento de tolerancia no se verán antes de 3 meses, la mejoria en un año, en casos severos dos años.

Si tenemos hiperacusia severa , comenzamos con ruido marrón, también se puede utilizar ruido rosa banda estrecha . Pasados 3 meses y hemos notado cierta mejoría, podemos comenzar ya nuestro entrenamiento de la hiperacusia con ruido rosa atenuado.


Otra consideración importante, si tienes acúfenos por pérdida auditiva y te molesta determinados sonidos y otros no, este tipo de hiperacusia es distinta tanto en causa, como en la intolerancia que se presenta a determinados sonidos, los cuales nos son molestos y que denominamos como hiperacusia central armónica. Las pruebas comentadas anteriormente deben ser modificadas en su realización con los siguientes criterios de método por parte del audiólogo:
.utilizando la audiometría, señalar las frecuencias donde hay una pérdida,
.establecer los armónicos de las respectivas frecuencias.

Tratamiento de la hiperacusia central armónica:
Escuchar tonos de frecuencia musical , tonos puros en las frecuencias principales donde esta la pérdida auditiva y sus armónicos, ejercicio  diario mientras se realiza una tarea sencilla: leer, crucigrama, sopa de letras... Este ejercicio debe ser construido como terapia sonora de una forma personalizada. Dada esta dificultad de tener acceso a una terapia personalizada, se puede realizar un tratamiento de ruido de colores como el que propongo a continuación:


Escuchar ruido marrón (ruido rojo), después ruido rosa suavizado, realizar un control del progreso con ruido naranjacuando la mejoría se va afianzando nuestra terapia se realizara con ruido rosaEn el canal Acúfenos Otin Lucas que edito en YouTube se disponen de todas las terapias para el tratamiento de la hiperacusia central armónica.


terapias para la hiperacusia , Canal Acúfenos Otín Lucas You Tube
SONIDO NATURAL 

un día de lluvia https://goo.gl/QSBgRi

el mar, olas https://goo.gl/bRZpgw

río, torrente, agua https://goo.gl/ebciDY

río, torrente, deshielo de primavera https://goo.gl/L4VwWa

ruido blanco en sonido naturaleza https://goo.gl/NwyHGF

ruido azul natural https://goo.gl/PPfYV3

pequeño río https://goo.gl/tCqvbu

lista de reproducción sonido natural hiperacusia https://goo.gl/4Z5NbB


RUIDO DE COLOR

ruido rosa https://goo.gl/eixCzQ

ruido rosa atenuado https://goo.gl/m1PkwG

ruido rosa de baja frecuencia https://goo.gl/85NNhV

ruido marrón https://goo.gl/YZ9qiv

ruido marrón de baja frecuencia https://goo.gl/Amy4oe

ruido rosa y ruido marrón https://goo.gl/nWYEuJ




Método Otin Lucas para tratamiento hiperacusia, ha sido publicado para la comunidad científica a través del Consejo Superior de Investigación de España (enero 2019) , con eficacia y resultados demostrados, es fruto de su experiencia profesional y personal en el trabajo con personas con discapacidad auditiva, se basa en el enriquecimiento sonoro de forma paulatina y constante, pero respetando la morfología del sistema auditivo y personalizando cada intervención:

2. secuencias sonoras sonido natural de intensidad, tono, timbre creciente.

3. secuencias de ruido de colores balanceadas y equilibradas, banda ancha y estructurada.

4. ejercicios sonoros para realizar en el domicilio en caso de autofonia. percepción de voz metálica y sonido apagado.  (diseño propio)

5. Después de 6 meses, control grado hiperacusia (test), evaluación a través de una prueba con música cuidadosamente seleccionada y adaptada al pérfil auditivo, para comprobar el grado de progreso y desensibilización auditiva.

Recomiendo  la consulta y lectura de los siguientes artículos publicados en el blog, para tener una información de lo que es la hiperacusia, los tipos, la técnica y el método que hay que emplear para mejorar en esta difícil y molesta condición de sensibilidad al sonido. La hiperacusia tiene tratamiento, pero los progresos son lentos. 


     Consulta los enlaces de interés e información sobre hiperacusia

información general sobre el síntoma de la hiperacusia  https://youtu.be/EU5oHhuIYxI

ESCALA DE SEVERIDAD DE LA HIPERACUSIA*


 1.    FATIGA AUDITIVA
Se trata de una fatiga que generalmente aparece al final del día o al final de la semana de trabajo. Se debe a la acumulación de molestias auditivas diversas y variadas (tráfico, ruido en el trabajo, transportes, hobbies, etc.), o al ejercicio de una actividad profesional en un ambiente ruidoso. Se trata de factores que acentúan el estrés y provocan dificultades para dormir. No significa el inicio de la hiperacusia pero es posible que el oído se haga más frágil con el tiempo, pudiendo transformarse en receptivo de un traumatismo eventual que pudiera llevar a la hiperacusia. En este caso la prevención sería una herramienta a tener en cuenta para la persona en esta situación.

2.    SUPERSENSIBILIDAD AUDITIVA
En este caso la fatiga auditiva es más pronunciada y así cada persona afectada puede descubrir lo que se podría calificar de fragilidad coclear. Son las personas que sienten molestias cuando una puerta se cierra, o dos objetos chocan, u oyen las sirenas exteriores, etc. Son personas que saben (o no) que no deben ir a discotecas, ni deben exponerse a sonidos amplificados más allá de un tiempo reducido. Se puede hablar de predisposición a traumatismos sonoros, es decir, se trata de personas con riesgo de sufrir trastornos cocleares que pueden evolucionar a hiperacusia.

3.    HIPERACUSIA
El traumatismo auditivo generador de la hiperacusia ha tenido lugar, y el oído interno (células sensoriales) está más o menos afectado, lo que debería dar lugar a la hospitalización dentro de las siguientes 48 horas, con duración según el mayor o menor daño recibido y las secuelas que se pueden esperar.
Se ha superado la etapa funcional y nos encontramos en la etapa lesional en proporciones muy variables de una persona a otra. Se ha pasado de la fatiga auditiva (que es una manifestación entre otras) al trastorno auditivo, es decir, de la supersensibilidad a la sensación auditiva patológica, estando perturbada la percepción de las sensaciones sonoras, comporte o no pérdida auditiva. En este último caso, sin pérdida auditiva, el oído percibe los sonidos pero realiza con dificultad su papel de filtro de los mismos para informar al cerebro mediante los impulsos nerviosos generados por las células cocleares.
Desde un punto de vista práctico, la persona con hiperacusia resulta afectada y molesta por los ruidos que habitualmente soportan los demás: impactos entre objetos, voces agudas, ruidos del tráfico, etc.
Las principales manifestaciones son dolores de cabeza, fatiga, sensación de tener el oído externo bloqueado, etc. A este nivel de afectación la persona aún podrá viajar, reunirse con sus amigos y otras actividades habituales, con la condición de que se trate de actividades que produzcan sonidos graves y poco intensos, y utilizando protecciones auditivas. Sea cual sea la situación, la hiperacusia a este nivel ya ha afectado la vida social de la persona.
Esta hiperacusia suele estar acompañada de acúfenos que se amplifican a niveles variables pero aún razonables mientras se trate de hiperacusia a este nivel.

Sintomas más comunes de la hiperacusia
Acúfenos
Saturación de oído, sensación de tapado, colmado
Dolor interno , solo en hiperacusia severa. Dolor irradiado a otras zonas periféricas al oído.
Autofonía (resonancia de nuestra propia voz). 
Sensación que las voces de las personas suenan distorsionadas, metálicas.
Sensación de que los sonidos están atenuados y apagados.
Sonidos en la zona del oído medio, chasquidos.
Dolor de cabeza

4.    HIPERACUSIA DOLOROSA
Los ruidos y las actividades de las que hablamos en el nivel anterior, en este caso son más que molestos, podría decirse que son casi traumatizantes. Esto se explica por la intensidad del traumatismo original o la fragilidad, cada vez más importante del oído interno a consecuencia del trauma y sus recaídas, cuya consecuencia es un nivel de resistencia al sonido reducido (algunas veces, afortunadamente, transitorio).
La hiperacusia puede calificarse de dolorosa debido a que la exposición al sonido, sea cual sea su intensidad (sobre todo cuando supera 40 decibeles), resulta insoportable, lo que equivale a dolorosa que se agrava si la exposición al ruido se prolonga. Todas las actividades se transforman en ingratas para la persona con hiperacusia dolorosa. Desplazarse, trabajar, comunicar (hablar, escuchar, especialmente en el teléfono), salir, etc., todo lo cual agrava el problema. La utilización de protecciones acústicas, generalmente útiles y recomendables, no siempre llega a evitar las molestias y las recaídas.
Las manifestaciones clínicas son varias: inflamación del oído interno que se irradia al cuello, hasta la mandíbula, oídos congestionados, sensación de calor, rojeces en la cara con o sin picores, dolor de cabeza, fatiga general, etc. Esta situación es causa de baja laboral, puede que en algunos casos no sea reconocida por la administración que debiera reconocerla, pero lo es sin duda.
En periodo de crisis, los acúfenos que acompañan a la hiperacusia se acentúan y se hacen más difíciles de soportar, ya que la hiperacusia los agrava.
5.    HIPERACUSIA DOLOROSA Y SEVERA
La persona con hiperacusia se siente más o menos traumatizada en cuanto sale de su casa, donde puede conseguir vivir sin ruido o con muy poco ruido. No puede dominar el ruido ambiental y por ello teme salir al exterior, debido a que ha tenido recaídas en tal situación que recuerda con claridad. En esta situación la persona con hiperacusia funciona al ralentí. Las manifestaciones clínicas descritas en el punto 4 son percibidas con mayor severidad e incluso el acúfeno que acompaña la hiperacusia es más intenso.

fuentes
*acufenos.org
*Otin Lucas, (2018). Los acúfenos desde la perspectiva de un paciente. Loquens, 5(2), e055. https://doi.org/10.3989/loquens.2018.055 . Consejo Superior de Investigacion Cientifica de España.
*Hyperacusisfocus.org
*https://headphoniaks.com/tipos-de-auriculares/




Para acceder a todos los contenidos del blog sugerimos si su conexión se hace a través de teléfono móvil active al final de la pantalla del
 dispositivo  ver versión web.

    


 El blog tiene la intención de poder ser de  ayuda a todas las personas con acúfenos (tínnitus) que están desorientados respecto a su síntoma, informales de las diferentes posibilidades terapéuticas y mantenerles actualizados con las novedades que vayan surgiendo en el campo del acúfeno. El fin es conseguir que todos las personas que presentan un acúfeno severo o incapacitante alcancen unos niveles de habituación que reduzcan drásticamente la intensidad y la molestia de su síntoma para hacerlo menos perceptible. Esta es la razón de nuestro trabajo y del título del blog LA PUERTA DE LA ESPERANZA. Saludos cordiales. otínylucas