TERAPIA silencio SOL


TERAPIA DE DESCANSO AUDITIVO




El silencio y acúfenos.

Si preguntamos a una persona con tínnitus que es lo que desea en este momento, te diría que SILENCIO. 
 
Para nosotros las personas con acúfenos el silencio no existe? Si existe, muchos pensaran que no es así, y tal vez  todos tengan razón en el fondo y en la superficie del asunto que nos ocupa. El silencio si existe para las personas que tenemos tínnitus, el silencio se produce cuando paseas por el campo y no escuchas tu zumbido, o cuando caminas por la ciudad y no percibes el zumbido, has estado muy ocupado, atareado, entretenido en otras cosas y no has sido consciente de tu acúfeno. Me dirás con razón, esto no es silencio, claro que no, pero es nuestro silencio tal vez el silencio que una persona con tínnitus puede tener.

Estar en silencio nos ayuda a nuestra salud auditiva, y psiquica para las personas con acúfenos. Procurar unas horas al día de de descanso auditivo, en lugares poco sonoros, y de menor ruido. 

TERAPIA DE SILENCIO, no es estar en silencio, es procurar descanso auditivo, en lugares silenciosos con poco ruido o tenue. Recordar al cerebro que el silencio existe. 
ES UNA TERAPIA SONORA que se practica en lugares como un jardín, parque, campo, cerca de un arroyo, río, paseando por una alameda, orilla del mar, playa...lugares con ruido natural, de la naturaleza, disfrutar paseando un dia de lluvia, o de nieve... es un ruido rosa.

Es muy duro estar en silencio, porque no soportamos nuestro zumbido, nos recuerda constantemente lo que hemos perdido, no queremos oir: shishishiiiiiiii (acúfeno multifrecuencias), pipipipiiiiii (acúfeno unifrecuencial).

El silencio es una terapia, sobre todo para aquellas personas que tienen acúfeno por trauma acústico, la terapia de silencio es muy beneficiosa, no el silencio absoluto que como tal no existe, si no intentar estar al menos unas horas al dia en descanso auditivo ,en silencio, sin recibir sonidos del exterior, o recibirlos bajos y tenues, como puede pasar en nuestra casa, o al pasear por un jardín ,campo, exterior de la ciudad… en silencio, escuchando tu respiración , o cada uno de tus pasos, el murmullo de una fuente, el piar diverso de los pájaros, el viento en las hojas….me dirás, para mi es imposible, siempre oigo mi acúfeno, no es imposible, es posible,  no te pongas limitaciones, intentalo al menos, no pierdes nada y lo que te comento no cuesta nada…

Un camino intermedio, para aquellos que estar en silencio se les hace dificil y arduo, te propongo a que aprendas a discriminar  sonidos y aprender concentrarse en uno determinado, es lo que se denomina discrimación auditiva, si no sabes hacerlo, a continuacion te explico como debes de proceder.

Para entrenarte en esta tarea de discriminación auditiva hay diversas aplicaciones informáticas generadoras de sonidos diferentes que pueden escucharse como sonido único o haciendo combinaciones: lluvia, correr de un río, olas del mar, viento en la hojas, pisadas, una cafetería, tormenta…Es una técnica para entrenar tu oído para aprender a discriminar (clickea) y para vivir en el silencio aunque tengas acúfeno. Intenta discriminar tu acúfeno de la combinación de los diferentes sonidos de la aplicación sonora, intenta concentrarte en cualquier sonido que no sea tu acúfeno.

Aprender a discriminar, para aquellas personas que tienen acúfenos leves o moderados es practicar la terapia del silencio de la siguiente manera: 
En el caso en el que la audición sea normal o prácticamente normal y los acúfenos sean leves, la solución es tener siempre que podamos algo que oír, pero no escuchando dentro de nosotros, sino escuchando hacía el exterior, hacía nuestro entorno. 
La tarea consiste en focalizar todos los sonidos externos que escuchemos y separarlos uno a uno. Se trata de escuchar y concentrarnos en lo que oímos. Es escuchar al máximo todo lo que nos rodea, despreciando el sonido que existe en nuestro interior.
En los primeros compases de esta reconocida molestia, bien a traves del programa informático que te propongo o en el exterior de la ciudad con los sonidos del entorno natural (jardin, parque, campo...)  nos serán de enorme utilidad.
Si además de concentrarnos en lo que oímos, nos concentramos en lo que hacemos en cada momento, estaremos mejorando nuestra capacidad de atención y escucharemos menos los acúfenos, y estaremos aplicando lo máximo de la audición y de la concentración conjuntamente.
Tenemos por tanto: 
1º. concentrarnos en lo que oímos que suene fuera de nosotros y no estar pendiente de escucharnos a nosotros mismos
 2º. concentrarnos en la actividad o tarea que estemos realizando en ese momento.
El control total de ambos aspectos nos hará conseguir lo que creíamos que no era posible y aumentaremos considerablemente nuestra calidad de vida.
Por otra parte  tened presente que a nuestro cerebro  debemos de recordarle que si hay silencio. Que es una sensación real, por eso hemos de estar en silencio y procurarnos ratos y horas de no escuchar ningún estimulo sonoro, solo percibiremos nuestro acúfeno, al principio te resultara molesto,  esta molestia es un problema, lo sé, y muchos no quieren tener esa molestia de estar escuchando su acúfeno en el silencio de una habitación,  si lo prefieres estar en compañía de tu acúfeno  en el campo, en el jardín... un ambiente menos ruidoso, donde no recibas la agresión diaria del tráfico intenso, de la música de los centros comerciales con miles de personas hablando...busca un rincón en tu ciudad donde domine una ambiente no ruidoso.

El trauma acústico es un daño auditivo muy común, en menor o mayor medida supone perdida de audición de tipo neurosensorial, aunque esta sea mínima, esa pérdida provoca la aparición de molestos acúfenos, cuanto mayor sea la caída en una frecuencia o determinado grupo de frecuencias mayor será la intensidad del tínnitus, en 1 de cada 2 casos, en el 50% de las personas por trauma acústico la intensidad del acúfeno correlaciona con la perdida auditiva.
El trauma acústico es una fatiga auditiva, donde el oido ha dicho basta al exceso de decibelios, los cuales hemos recibido durante mucho tiempo o en un momento puntual.

El exceso de ruido se cuida con silencio, es decir la antítesis o la teoría de los contrarios, los polos opuestos, lo que es diferente y radical: ruido-silencio, blanco-negro, reír-llorar, alegre-triste, caliente-frio.
La teoría de contrarios se cumple en las leyes físicas, matemáticas, y también en acúfenos.

Dar como terapia a nuestro acúfeno el silencio.

Dado el trasfondo psicoemocional que conlleva el acúfeno, la terapia del silencio solo será posible para aquellos que tienen acúfenos muy leves, leves o moderados bajos y medios, que sin lugar a dudas conviven con su acúfeno diariamente con sus altibajos, pero están en un situación francamente buena y positiva respecto de aquellos que tiene acúfenos moderados altos, severos o incapacitantes.

Para estas personas de acúfenos elevados, la terapia del silencio podría ser una opción, pero difícil,   necesitan enmascarar constantemente su zumbido mediante dispositivos que generan un ruido blanco, rosa, de la naturaleza. Distraer su propio acúfeno con un sonido más agradable.

La terapia del silencio va dirigida al trauma acústico leve, moderado, de primer y segundo nivel, donde la pérdida auditiva puede ser  hasta moderada, no superior a 55 decibelios. A las personas que tienen hipoacusia (incapacidad de escuchar sonidos con claridad, pérdida de audición)): presbiacusia, sordera súbita, enfermedad de Meniere, otoesclerosis...

El silencio es recomendable para las personas con trauma acústico que acaban de comenzar en este síntoma, que esta en su fase inicial, seria lo que habría que hacer, el problema reside que cuando percibimos por primera vez el zumbido hacemos todo lo contrario al silencio, por leve que sea el acúfeno le regalamos horas y horas de rudio blanco, rosa o similares.

Nos bajamos aplicaciones para el móvil de ruido para el acúfeno, o acudimos a centros especializados donde por el módico precio de 2500€, adquieres un enmascarador digital con ruido blanco, rosa, naturaleza o música zen para tu oído. Esta forma de proceder es una provocación a que tu acúfeno vaya a peor. Castigamos de por si un oído con capacidad reducida para oír, que presenta perdidas frecuenciales y fatiga auditiva...en el tiempo se traduce con un aumento de la hipoacusia en el transcurso de los años. El ruido blanco, rosa o marrón debe realizarse con criterios auditivos de balance frecuencia, muesca, filtro, estructurado para evitar la fatiga auditiva.

Regalamos al acúfeno más ruido, teniendo en cuenta que el ruido provoco nuestro acúfeno.

Diferentes investigaciones, estudios del trauma acústico, ruido laboral , recomiendan como muy efectivo el  descanso auditivo. La OMS nos señala que el limite fisiológico de capacidad del oído humano esta en umbral de 50 decibelios, es el equivalente a una oficina silenciosa,  una calle silenciosa. Se ha elevado recientemente el umbral de tolerable hasta 65 decibelios, el ruido de un aspirador, lavadora.

No se puede curar una herida, pasando una lija por encima de ella constantemente, habrá que hacer todo lo contrario pasarla una esponja.

Por eso mi consejo, fruto de mi propia experiencia personal, para tratar mi propio acúfeno le regalo silencio, horas de silencio al día, aparte de no exponerme a ruidos superiores a 80 decibelios.
Todo ello ha dado su fruto, una mejoría significativa de mi propio acúfeno… y sí, también estuve al principio como tod@s creyendo que el tínnitus era una condición terrible y catastrófica e insuperable, no es así , generalmente la inmensa mayoría de las personas con acúfenos tenemos acúfenos soportables y aceptables en intensidad, no queremos y deseamos tener acúfenos, pero debemos aprender a convivir con el zumbido, sobre todo sabiendo que determinadas causas son hoy por hoy no reversibles, como es la pérdida auditiva neurosensorial.

El silencio existe, recuerdatelo, aunque ahora no lo tengas, el silencio hace mejorar el zumbido bajando su intensidad y percepción. Debes regalar a tu oido horas de silencio y descanso auditivo constantemente todo los días, en un tiempo de 9 meses empezaras a notar  mejoría.

No te comentamos que tomes psicofármacos, no te recomendamos un medicamento, ni un suplemento, ni que comas esto o lo otro, solo que procures tener silencio durante unas horas al día. Es decir estar en lugares de poco ruido, poco sonoros, si puedes hacerlo mientras paseas por un lugar tranquilo, es un lugar altamente recomendable.

Si a la par de tener silencio, descanso auditivo, solo con la compañía de tu acúfeno en una habitación o en un lugar tranquilo (jardín, campo...) procuras ciertos hábitos saludables, aumentas proporcionalmente la recuperación, entendemos esta como el resultado  de que el acúfeno no te resulte ni molesto ni adverso durante la mayor parte del tiempo, que no seas consciente de tener acúfeno salvo que lo busques:

No ruidos fuertes, máximo 80 decibelios

Usa tapones, no abuses, un buen uso, los tapones son para ambientes ruidosos no son para dormir.

Procura tomar en tu alimentación diaria: magnesio, zinc, calcio, omega 3 y vitaminas antioxidantes (A y C).

Regálate ejercicios de relajación o actividades relajantes al dia.

Silencio para tu Tínnitus , una terapia efectiva que no se ha considerado lo suficiente, porque tu no quieres escuchar, ni oír tu propio zumbido, no deseas hacerle tu amigo, no deseas que sea tu compañero de viaje, quieres que se vaya, que no vuelva…y tal vez es poco probable que esto suceda…, no afrontas el acúfeno te enfrentas a él, no te desensibilizas del tínnitus,  lo oyes y lo escuchas constantemente, hay una diferencia absoluta entre oir y escuchar, podemos oir nuestro acúfeno pero no escucharlo activamente.

Esta pequeña diferencia es lo que marca la famosa desensibilización y habituación:
oigo mi acúfeno pero no lo escucho,
oigo mi acúfeno pero no me resulta ni molesto ni adverso,
oigo mi acúfeno pero no provoca en mi ninguna respuesta, sobre todo psicoemocional: angustia, depresión, ansiedad.

Para llegar aquí ,en mi caso he dado y procurado silencio unas horas al día, nada más.
Terapia de silencio  no se hace con tapones de proteccion auditiva, la terapia de silencio se hace en un lugar tranquilo de vuestra casa, jardín, parque, campo...

Es paradójico que el universo, un espacio ruidoso, no se escuche tu voz, pues en el vacio no se transmite, tendrías un silencio de tu voz, ¿porque no es posible tener un silencio de zumbido?, si es posible el silencio y escuchar tu zumbido, eso es el silencio de una persona con acúfenos, su tínnitus, pero sin provocar ninguna reacción, se percibe como algo natural, como el tic tac del reloj, el ruido de la nevera, que llega un momento que no lo percibes, no lo oyes, hasta que le prestas atención, este espacio de no atención es el silencio del acúfeno, se logra cuando aprendemos a discriminar nuestro acúfeno del resto de los ruidos, pudiendo concentrarnos en el sonido del ambiente que nos rodea, a la par conseguiremos  estar pendientes de las  tareas cotidianas de nuestras circunstancias personales sin percibir nuestro zumbido (lectura, bricolaje, trabajo, ver la tv, hacer la compra, cocinar, hazanas del hogar, estar con los amigos...)

Estar en silencio, nos ayuda en la salud psíquica,  tener momentos de silencios, sobre todo después de una jornada  en la empresa, en una ciudad con problemas de tráfico y repleta de ruidos a todas horas. Es necesario que paremos un poco y nos sentemos a escuchar nuestro silencio,  pasear nuestro silencio en un lugar de bajo ruido.

Estar solo en casa o irse a algunos kilómetros del centro sirve para encontrar un ambiente silencioso, encontrar y disfrutar del silencio de nuestro interior, de nuestro acúfeno, puede resultar chocante, irónico, pero cuanto más intentes enmascarar y tener ruido para no percibir tu acúfeno más dependeremos del ruido  que causo tu propio trauma . Ruido para tratar los acúfenos, resulta paradójico que el ruido es causa del deterioro progresivo de la audición se utilice profusamente para tratar los acúfenos.

En esta propuesta las excusas no tardan en aparecer en muchos, lo sé, ya que  esta  tarea de estar en silencio , les resulta ardua y difícil.
No debes de tener miedo a la falta del ruido ambiente, a tu silencio. Silencio unas horas al día. El silencio de tu acúfeno, tu silencio.

La terapia de silencio es hacer TRT con tu propio acúfeno, en lugares con sonido de la naturaleza, del entorno natural que te rodea.

La terapia de silencio  no ha sido considerada por la comunidad científica para el tratamiento del tínnitus (acúfenos), no obstante se me ha permitido que dado que no hay ningún exponente en este tema que planteo, ni referencia web, estudios , publicaciones, he decido renombrarla pasados unos días desde la publicación del artículo hoy 16 de junio he considerado llamarla terapia SOL .


Los que me precedieron en busca del silencio pérdido



TERAPIA de DESCANSO AUDITIVO, DISEÑADA POR EL BLOG, realizada con sonido natural,  lluvia,  agua, deshielo






agua, torrentes, pequeñas cascadas, deshielo



agua, pequeño río, sonido suave

mar, olas


 actualizaciones
 22 de septiembre de 2015
 17 de julio de 2016
 08 de enero 2017


Para acceder a todos los contenidos del blog sugerimos si su conexión se hace a través de teléfono móvil active al final de la pantalla del
 dispositivo  ver versión web.





fotografía de Manuel Balles


advertencia legal
Propiedad intelectual
El contenido de este blog está protegido por la Ley de Propiedad Intelectual. Así pues, la modificación, transmisión, copia o cualquier utilización de los contenidos que forman parte del blog con finalidades públicas, lucrativas o comerciales, sin el consentimiento y la autorización expresa del autor es una infracción penalizada por la legislación vigente.
Si este artículo es de tu interés contacta  para obtener autorización de su reproducción  copia, distribución sin fines comerciales.