lunes, 9 de junio de 2014

129. Presbiacusia y Acúfenos

 Presbiacusia Causas Tratamiento, es una alteración auditiva que se rela­ciona con la edad avanzada. Acompañada su evolución con tínnitus.




La presbiacusia es una alteración auditiva que se rela­ciona con la edad avanzada. Se caracteriza por la pér­dida de audición bilateral y simétrica sobre todo en frecuencias agudas, asociada con dificultad en la discri­minación verbal y, por lo tanto, causando problemas en el procesamiento de la información auditiva, con lo que puede conllevar a problemas de integración social. La presbiacusia es un problema social importante. Se produce en una población de edad avanzada afectando un importante órgano sensorial, difícil de ser compen­sado por otros órganos sensoriales. Además, la edad se asocia a la disminución en la concentración y la me­moria, y eso contribuye a la dificultad de comprender el habla, especialmente en situaciones ruidosas, lo que puede agravar la situación. Por último, la pérdida de audición puede contribuir al aislamiento de estas per­sonas, limitando el uso del teléfono, haciendo que se pierdan los actos sociales, como conciertos, reuniones sociales y familiares, y agravando su grado de discapa­cidad.

Etiología y fisiopatología
Los cambios histológicos asociados al envejecimiento se producen en todo el sistema auditivo, desde las cé­lulas ciliadas en la cóclea hasta la corteza auditiva en el lóbulo temporal. Estos cambios se pueden correla­cionar con los hallazgos clínicos y los resultados de la audiometría, dependiendo de la severidad de los cam­bios anatómicos y el nivel en que se producen. A pesar de los avances en la investigación en los últimos años, la etiología y fisiopatología de la presbiacusia aún es desconocida. Gracias a los trabajos de Schucknecht, se diferencian 4 tipos de presbiacusia, según la localiza­ción anatomopatológica de la enfermedad: 

Presbiacusia sensorial o tipo 1. Se trata de la pres­biacusia más frecuente, y se produce por la atrofia del epitelio con pérdida de células sensoriales en el órgano de Corti. Este proceso se origina en la base de la có­clea y avanza hacia el ápice, por lo que clínicamente se produce un descenso en las frecuencias agudas que comienzan después de la mediana edad (fig. 2), por lo tanto la discriminación del habla a menudo se conserva. El proceso es lentamente progresivo en el tiempo. Se­gún algunas teorías, estos cambios se deben a la acu­mulación de gránulos del pigmento lipofuscina. 
Presbiacusia neural o tipo 2. Se refiere a la atrofia de las células nerviosas en la cóclea y el nervio acústico, y en el área auditiva de la corteza cerebral. Schucknecht estima que unas 200 neuronas se pierden cada año, del total de 35.000. Esta pérdida puede ser genéticamente predeterminada y suele comenzar en la edad tempra­na; sin embargo, los efectos no son perceptibles hasta la vejez porque los tonos medios conversacionales no se ven afectados hasta que el 90% de las neuronas se hayan perdido.
Presbiacusia estrial o tipo 3. Esta condición es el resultado de una atrofia de la stria vascularis. La stria vascularis normalmente mantiene el equilibrio químico y bioeléctrico de la salud de la cóclea. El resultado es una afectación monotonal con una curva audiométrica plana por la afectación de toda la cóclea. La discrimina­ción se mantiene intacta, suelen estar afectadas edades entre 30-60 años, el proceso es progresivo y puede ser familiar. 
Presbiacusia mecánica o de conducción coclear o tipo 4. Es el resultado de engrosamiento y rigidez se­cundaria de la membrana basilar. El engrosamiento es más grave en la base de la cóclea por ser la membrana basilar más estrecha.

Clínica
La presentación clínica varía de paciente a paciente, y es el resultado de las distintas combinaciones cocleares y neuronales. Los pacientes suelen tener más dificultades para comprender el lenguaje hablado, una frase bastan­te común que los pacientes suelen repetir en la consul­ta del medico es “yo oigo pero no entiendo”. También suelen tener problemas en lugares ruidosos, en conver­saciones familiares y, sobre todo, hablando por teléfo­no. Además, la localización del sonido es cada vez más difícil, ya que la enfermedad progresa.


Tratamiento

Dado el desconocimiento sobre su etiología y fisiopato­logía, no hay tratamiento efectivo basado en la eviden­cia. Se ha propuesto la utilización de complejos vitamí­nicos, sobre todo de vitaminas B, A, C y E, o extractos de Ginkgo biloba, que pueden aumentar el flujo vascu­lar, sobre todo para la isquemia tisular. Los audífonos son la única solución práctica para los casos de presbiacusia con umbral auditivo superior a 50 dB en frecuencias conversacionales (2-3 kHz), pero proporcionan más ganancias en las frecuencias altas, lo que puede dar importantes beneficios, en función de sus necesidades y de su motivación.

Acúfenos
Las personas con presbiacusia tienen acúfenos 1 de cada  dos casos, generalmente son de tono no muy agudo, grave. En la medida que la pérdida de audición avanza el acúfeno tiende a aumentar su intensidad. Por tanto mi recomendacion como Experto en Salud auditiva es seguir unos consejos fáciles:

Utilice un audifono si su  mayor pérdida auditiva se encuentra dentro de los parametros frecuenciales de 125-3000 hz .

Evite el ruido fuerte, utilice protectores auditivos.

Haga ejercicio físico moderado, un paseo diario.

Alimentación balanceada, con refuerzo de vitaminas antioxidantes: A, C, E.

Aumente la ingesta de alimentos ricos en omega 3, zinc y magnesio.

Sea positivo, haga actividades relajantes, aumente de esta forma natural la neurotransmision inhibitoria cerebral.

Hagase un control audiométrico anual, ciertas cadenas relacionadas con la audición, hacen campañas y revisiones gratuitas.

Practique la terapia de silencio, terapia SOL.

Vigile su tensión arterial.

Compruebe su audición con nuestra audiometría online




Artículo dedicado a Jaime Gonzalvez Villalonga




Otin & Lucas.  artículo nº 129. 

ENLACE      DONACIONES  para continuar nuestro trabajo de información y ayuda desinteresada, gratuita. Mantener este espacio libre de publicidad y como página independiente en la red. Gracias.



EL blog tiene la intención de poder ser de  ayuda a todas las personas con acúfenos (tínnitus) que están desorientados respecto a su síntoma, informales de las diferentes posibilidades terapéuticas y mantenerles actualizados con las novedades que vayan surgiendo en el campo del acúfeno. El fin es conseguir que todos las personas que presentan un acúfeno severo o incapacitante alcancen unos niveles de habituación que reduzcan drásticamente la intensidad y la molestia de su síntoma para hacerlo menos perceptible. Tener acúfenos no es tan terrible, ni tan dramático la mayoría de las personas se habitúan en un  periodo de tiempo intermedio de unos meses, quedando como un ligera molestia, los comienzos son difíciles y angustiosos,  en el blog encontrarás respuesta, ayuda, consejo e información en estos primeros momentos.
 Esta es la razón de nuestro trabajo y del título del blog LA PUERTA DE LA ESPERANZASaludos cordiales. otínylucas

Puedes participar con nosotros en

GRUPO FACEBOOK  Grupo de Ayuda Mutua

Acúfeno tu compañero de viaje

https://www.facebook.com/groups/acufeno/


referencias bibliograficas
1. Timiras PS. Bases fisiológicas del envejecimiento y geriatría. Barcelona:
Ed. Masson; 1997.
2. Ciges M, Fernández F, Cortes R. Presbiacusia. En: Suárez C, Gil-
Carcedo LM, Marco J, Medina J, Ortega P, Trinidad J. Tratado
de ORL y Cirugía de Cabeza y Cuello. Madrid: Ed. Proyectos
Médicos; 2000. p. 1395-1405.
3. Schuknecht HF. Pathology of the Ear. Cambridge, Mass.: Harvard
University Press; 1974. p. 388-91.
4. Brody H. Structural changes in the aging nervous system. En:
Bluementhal HT. The regulatory role of the nervous system in
aging. Munich. Karger: Ed. Interdisciplinary topics in Gerontology
(vol. 7); 1970. p. 9-21.
5. Michaels L. Presbycusis. En: Otologic Medicine and Surgery, Alberti
PW, Ruben RJ. NY, USA: Ed Churchill Livingstone; 1988. p.
676-82.
6. Belal A, Stewart T. Pathological changes in the middle ear
joints. Ann Otol Rhinol Laryngol 1974; 83: 159-65.
7. Krmpotic-Nemanic J, Nemanic D, Kostovic I. Macroscopical
and microscopical changes in the bottom of the internal auditory
meatus. Acta Otolaryngol (Stockholm) 1972; 73: 254-58.
8. Bai U, Seidman MD, Hinojosa R, Quirk WS. Mitochondrial
DNA delections associated with aging and possibly prebycusis.
A human temporal bone study. Am J Otol 1997; 18: 449-53.
9. Hoodhill V. Presbiacusia. En: Hoodhill V. El oído. Barcelona. Ed.
Salvat; 1986. p. 731-42.
10. Sanz R. Manifestaciones vestibulares, desequilibrio y caída en el
anciano. En: Suárez C (Edit.). Tratado de Otorrinolaringología y
Cirugía de Cabeza y Cuello. 2ª edición. Tomo II. Otología. Buenos
Aires: Ed. Médica Panamericana; 2007. p. 1635-44.
11. Tinetti ME, Williams CS, Gill TM. Dizziness in the older adults: a
possible Geriatric Syndrome. Ann Inern Med 2000; 132: 337-44.
12. Álvarez JC, Suárez C, Díaz C. Envejecimiento y sistema vestibular.
En: Suárez C, Gil-Carcedo LM, Marco J, Medina J, Ortega P,
Trinidad J. Tratado de ORL y Cirugía de Cabeza y Cuello. Madrid:
Ed. Proyectos Médicos; 2000. p. 1406-19.
13. Honrubia V, Bell TS, Harris M, Baloh RW, Fisher LM. Quantitative
evaluation of dizziness characteristics and impact on quality
of life. Am J Otol 1996; 595-602.
14. Baloh RW, Spain S, Socotch TM, Jacobson KM, Bell T. Posturography and balance problems


No hay comentarios:

Publicar un comentario